Reseña del Coloquio Mesa 1

Mesa 1: El cuerpo fronterizo de la ley (Miércoles 16 de abril, Universidad Leiden)

COLOQUIO CUERPOS (I) LEGALES

(Leiden, 16 y 17 de abril 2014)

por Carolina Campos Suárez y Jacobo Taylor

La primera mesa, El cuerpo fronterizo de la ley, estuvo conformada por cuatro ponencias. Inició con lade Itandehui Jensen: La subjetividad nomádica y el cuerpo del migrante en The Three Burials of Melquiades Estrada, película norteamericana que trata el tema de la migración de mexicanos a EE.UU. Los personajes principales son: Mike, quien se mudó a un pequeño pueblo con su esposa para trabajar como oficial de fronteras. Melquiades, un inmigrante ilegal mexicano que trabaja como vaquero y Pete, un vaquero estadounidense, los dos últimos entablan una ‘amistad de vaqueros’ con valores como la lealtad, el respeto y la palabra.La cinta es vista desde la perspectiva del devenir, entendido como un movimiento hacia la margen. No es una metamorfosis física, sino el hecho de adoptar nuevas características, es una manera de escaparse de las normas sociales impuestas.

Mike mató accidentalmente a Melquiades y abandonó su cuerpo, los oficiales de migración y la policía al encontrar el cadáver, decidieron que por ser un inmigrante, no era significativo buscar a su familia, amigos o asesino, por lo que lo enterraron. Pete secuestró a Mike al enterrarse de que fue el responsable de la muerte de Melquiades y lo obligó a emprender el viaje de regresar el cadáver de Melquiades a su familia en México. Pete trata de que Mike se identifique con Melquiades y lo obliga a a desenterrar el cuerpo de Melquiades y a usar su ropa: así le otorga una nueva vestidura, la de obrero inmigrante, ya no es más el cuerpo de la ley; lo hace emprender el viaje que alguna vez realizó Melquiades a la inversa, así inicia el cambio de Mike. Con esta simbología empieza un devenir forzoso. Mike se convierte en un inmigrante ilegal, empieza una trasformación exterior (ej. Escena del desierto donde un mexicano dice que se ve muy jodido para ser gringo). La picadura de la serpiente y todos los demás elementos que pueden sucederle a un mexicano que busca cruzar la frontera (calor, pagar, rio, golpes, hambre, sed, pedir agua desierto, labores manuales etc.). Las vidas de Mike y Melquiades empiezan a evidenciar las similitudes que comparten.

Por último Pete busca que Mike pida perdón por la muerte de Melquiades, y Mike necesita la presión de un disparo para alcanzar el entendimiento. Este es el acto final para consolidar la transformación. Tras vivir como inmigrante, comprendió lo que hizo al cuerpo del inmigrante, desde su anterior estado de poder. A lo largo de la película las vivencias del viaje transforman corporal, emocional y mentalmente a Mike, haciendo que al final cuestione lo incuestionable. Ya no sabe a dónde ir, lo que parecía lógico y familiar ya no lo es. La idea de regresar ya no es normal. La identidad normativa e impuesta se desdibuja por la experiencia trasformadora hacia la margen. Se ha sacudido y liberado de eso. La experiencia del cuerpo lo ha llevado a otro lugar como persona. El viaje es una metáfora de la transformación del cuerpo, de lo que pasa en la película, de lo que se ha incorporado, y al final Mike personifica esa transformación. Al principio obligado, pero a lo largo de la película la transformación se da con el consentimiento del personaje. El cuerpo y el poder fronterizoEstrategias de autodefinición en Friendly cannibals de Guillermo Gómez Peña, cuya ponente fue Sara Luco, se centra en Mad Mex, es un artista de performance mexicano que vive en un mundo “post-apocalíptico” donde los mexicanos han tomado el poder de los Estados Unidos. El territorio se ha desfronterizado, no hay control ni límites, centro ni periferia y se ha impuesto la norma de hibridez. La vida social se traslada a internet, pero Mad Mex siempre ha usado su cuerpo para relacionarse, ya no tiene personas alrededor y su comunicación virtual es censurada por el nuevo gobierno.

La presentación trata el choque fronterizo y la autodefinición y construcción de identidad del protagonista, a partir de la socialización en el internet, y de su reflexión acerca de su corporalidad, su identidad y su manera de relacionarse. El punto de partida del análisis del texto es el cuerpo como marcador de identidad, y la necesidad del otro para la diferenciación, lo que lleva a la dicotomía de ‘nosotros y ellos’. En el texto, se ha invertido el poder y los papeles de la sociedad. Los marginados son el centro y la población blanca es la minoría perseguida. El discurso oficial es la hibridez y crea información estereotipada sobre los otros, es decir, los blancos. La inmersión de papeles para Mad Mex, significa que sus rasgos físicos y parafernalia, códigos que ha utilizado para distinguirse, ya no sirven. Los conceptos como alternativo y marginal ya no significan nada, tampoco las dicotomías. Él no quiere hacer parte de la mayoría, quiere ser diferente, periférico, esto sumado a las constantes censuras del régimen, lo lleva a una crisis. Como su apariencia alternativa ya no tiene sentido, vuelve a la experiencia sensorial, a la descripción corporal, a las sensaciones y busca la tangibilidad.

Con la vida pública trasladada por completo al internet, la única forma de autoafirmación del protagonista es escribirle a su novia, -recordando que la identidad se construye con relación al otro y que es un proceso de observación y reflexión simultánea-, pero ya que el internet no permite la proximidad física, ni una verdadera conexión, él empieza a dudar si realmente está logrando conectarse. El internet no es un espacio libre, lo escrito es leído y editado, por lo que influye en la representación del protagonista en la red, él interioriza la censura y sabe que las cosas no son directas. Él mismo está controlándose y empieza a cuestionar su cuerpo, porque sólo parece existir en el internet. La inseguridad física crece y al final la muerte parece estar en el internet y no en la muerte física. La ponente explica que el autor cuestiona el papel del cuerpo, y las estrategias de definición que están enfocadas al cuerpo, posteriormente la experiencia sensorial, y la intimidad con el otro. Parece que en tiempo de inseguridad el cuerpo es la única seguridad que se tiene y al mismo tiempo es objeto de control externo, por ejemplo, en un régimen represivo.

Friendly Cannibals hace reflexionar sobre la existencia del ser en relación con el cuerpo o el no cuerpo, ¿Dónde está la existencia?, ¿Está en el cuerpo? en cuanto al devenir puede interpretarse como un devenir invertido, de las márgenes al centro, pero una vez que se está en el centro ya no existe un devenir porque el protagonista no puede escapar del centro y aunque quiere seguir participando en las márgenes no es posible. En cambio en The Three Burials of Melquiades Estrada, hay un viaje del centro a las márgenes. La película estaba enfocada en el devenir, pero recuerda que no puede escaparse del cuerpo que se tiene. Otro elemento visible en las dos obras es la locura, ese estado al que se llega, que potencia situaciones y que está ligado al devenir.

Cuerpos que hablan con la boca cerrada. El cuerpo como lugar simbólico de la guerra visto desde la narrativa de “Los Ejércitos” de Evelio Rosero es el titulo de la ponencia de Lina Parra, quien empieza por señalar que a través de la obra, el autor busca mostrar la realidad de la violencia colombiana sin señalar grupos armados. Por lo que el anonimato generalizado en la novela, permite que sea aplicable e identificable con el conflicto colombiano en general, donde hay víctimas y victimarios más allá de motivaciones o ideologías específicas. En la ponencia se busca pensar la violencia respecto a los lugares físicos donde sucede, esto incluye el cuerpo que funciona como una extensión del territorio, teniendo en cuenta que el cuerpo es un territorio simbólico que también se conquista a través de la guerra y que día a día en él “se instala (…) la guerra”. Además, el cuerpo funciona como un medio para que los otros entiendan la guerra.

La obra “Los ejércitos” narra la incursión y toma de un pueblo llamado San José, por parte de un ejército “indeterminado”, lo que desata un enfrentamiento con el ejército nacional. La violencia entra en la cotidianidad de los habitantes del pueblo que se convierten en víctimas. La historia se desarrolla a partir de la perspectiva y vivencias del viejo profesor Ismael, que recorre el pueblo tratando de averiguar el paradero de su esposa Otilia quien desapareció durante los primeros enfrentamientos. Otra de las víctimas es Geraldina, una joven y deseada vecina del profesor quien es asesinada y violada. Su cuerpo inerte y abusado simboliza la situación del pueblo.

El cuerpo de la víctima cumple varios roles en la violencia, además de representar el caso individual representa al cuerpo colectivo en el conflicto, que se inscribe y perdura aún después del acto violento, y se convierte en un símbolo que es interpretado y recordado. De esta forma, la violencia queda inmersa en estos cuerpos aunque ya no existan, los victimarios ejercen poder sobre la comunidad mediante sus procedimientos en los cuerpos, usándolos como “instrumentos de terror” así trascienden la esfera de la muerte e integran la esfera de la tortura, surge el miedo a lo que le pasa al cuerpo de los otros y que puede llegar a sufrirse en carne propia. En conclusión, el cuerpo además de una materialidad física es un lugar simbólico que puede ser llenado de signos y ser leído. La ponencia sigue la reflexión iniciada con la exposición fotográfica sobre los niños de desparecidos en Argentina durante la dictadura. Del cuerpo en representación de otros los cuerpos.

Adriana Churampi, con su ponencia El cuerpo -indígena- del delito: El campeón de la muerte y Ushanan-Jampi en Cuentos andinos, empieza mencionando que Enrique López Albújar es considerado como el iniciador del indigenismo. Por aquella época el indio era una pieza decorativa, se decía “que carecía de esencia y personalidad” y que estaba ligado a una cultura ajena. La critica considero que los personajes de López representaban al indio “de carne y hueso”.

A partir de los relatos El campeón de la muerte y Ushanan-Jampi, se analizan los ejes que daban cuerpo a sus protagonistas. Ushanan- Jumpi entendido como “el remedio o la pena final” es lo que define el autor como la justicia indígena (“crueldad es la esencia de Ushanan – Jampi”). El campeón de la muerte, comienza con el secuestro de una muchacha devuelta a sus padres descuartizada, los padres contratan al asesino a sueldo que mata al criminal. Ambos cuentos intentan mostrar manifestaciones de justicia indígena. Ushanan – Jampi, describe la forma en la que una comunidad se organiza para solucionar los conflictos creados por criminales. Existe una lista de penas aplicables, pero tras la desobediencia a los castigos se procede a la pena máxima. El Ushanan-Jampi es un ejemplo de modelo paralelo del sistema legítimo vigente en el Perú del siglo XX. Mediante un análisis del uso de las Instituciones jurídicas y del lenguaje se busca elaborar una imagen de la justicia indígena: estructuras impersonales y anulación del sujeto, refuerzan el efecto ritualizador destinado a manifestar “la pluralidad, complejidad, y formalidad del acto jurídico”. El “Sistema penal indio” y “la imagen desmesurada de las penas” perduran en la impresión de los lectores, ya que las sanciones sobrepasan lo señalado, tal atrocidad solo puede existir en una lengua ajena: Ushanan –Jampi. El contexto del campeón de la muerte, es una comunidad, donde el mejor tirador posee un arma que llama “vara de la justicia”, es el asesino a sueldo y justiciero, y, la muerte por encargo esta institucionalizada.

En la sociedad “occidental”, el concepto de reeducación se instala junto al de castigo, y se genera una tendencia a “alejarse de concentrar la acción punitiva en el cuerpo” del delincuente, ya que el castigo quiere alejarse del nivel de crueldad del criminal. Pero Ushanan –Jampi parece ser una prueba de la existencia de ese modelo punitivo que quiere mantenerse. Con el tiempo se ha dejado de lado el cuerpo como espacio de crueles castigos a delitos, “la pena no se aplica a un cuerpo real sino a un sujeto jurídico poseedor de un derecho civil de existir y “la pena equivale al de un bien o derecho”. Ushanan –Jampi es un proceso de eliminación cruel y largo del cuerpo que comete delitos. En el campeón de la muerte, el martirio del criminal debe ser igual o superior al sufrido por su víctima, y es función del legitimo asesino a sueldo que actúa como veedor de justicia. Finalmente el indígena deja de ser un objeto decorativo y se expone como un sujeto, pero un sujeto salvaje y degradado. La existencia de un sistema normativo también define la inclusión y exclusión de ciertos grupos, como consecuencia, los excluidos deben someterse a la transformación de sus “creencias y costumbres para civilizarse” resumida en aniquilación o asimilación. En la construcción del relato hay manifestaciones descritas por el autor como culturales, posiblemente malentendidas, la descripción de algunas prácticas simbólicas se hacen cuerpo, y es irónico que el autor sea considerado el precursor del indigenismo. Sin embargo se explica la perspectiva del autor teniendo en cuenta su campo disciplinar, donde el cuerpo jurídico es único y no puede coexistir con otros, su función es regir y determinar el orden y la estructura, en cuanto al derecho indígena es algo novedoso y lamentablemente se dio bajo influencias de movimientos internacionales.

En relación con el carácter inapropiable de lo sagrado. El pensamiento de lo sagrado en las comunidades indígenas y no indígenas, “tiene una característica de ambivalencia que no permite que lo sagrado sea apropiado por el sistema, porque la violencia cruda no es apropiable”. Lo sagrado esta separado del ámbito del derecho, y es problemático cuando el derecho quiere apropiarse de lo sagrado. Lo sagrado es el ritual, del sacrificio se instaura lo sagrado, lo actual es la reubicación de los rituales y su relación con la sociedad moderna y contemporánea.

Las dos primeras ponencias apuntaron hacia las normas sociales, la codificación del cuerpo social: céntrico, periférico, y al cambio e inversión de esa codificación. Las dos últimas ponencias se enfocan más en la comunidad, la codificación del cuerpo individual para representar el cuerpo colectivo, en convertir la masa en cuerpos anónimos hasta tal punto que se aniquila al otro. En todos los casos, la simbología del cuerpo periférico como símbolo de la periferia desaparece al incluirse en el centro. Funciona como una estrategia política en tanto si se quiere desaparecer a alguien hay que incluirla, así desaparece su lenguaje y sus símbolos de alteridad.

[1] La reseña fue elaborada a partir del discurso de los ponentes y los comentarios de los asistentes entendidos como un colectivo. Por eso, no se hacen identificaciones personales aunque las citas textuales son señaladas con comillas tampoco se identifica a la persona que hace el comentario (en la mayoría de los casos porque se desconocía su nombre).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s